VOLVER AL PASADO

Hace un tiempo, al volver a una ciudad, donde vivi parte de mi juventud, le pregunte a un amigo por una chica de entonces, para ver si sabía algo de ella. Me dijo que seguía trabajando donde siempre en unas oficinas. El año pasado al volver a pasar otra vez por esa ciudad a resolver un asunto, me vino a la cabeza otra vez esta chica de entonces, y se me ocurrió la idea de volver a verla, aunque tambien pensaba que podía ser contraproducente. ¿Pero que de malo había en eso. En volver a ver a una vieja amiga. Como no podia quitarme la idea de encima, decidí que lo mejor era ir a verla.
Entre en la oficina donde trabajaba y pregunte por ella. Me dijeron que estaba mas adentro en un despacho. Cuando abrí la puerta me la encontre de frente en la mesa del despacho. Me costo reconocerla, aunque por algunos rasgos supe que era ella. Ella a mi no me reconoció y tuve que decirle quién era, y entonces se acordó perfectamente. Hablamos un rato y nos mirabamos discretamenteobservando el paso del tiempo. Ella estaba totalmente cambiada, mas gorda, con pelo canoso y los estragos del tiempo. Seguramente pensaría lo mismo de mi.
Para seguir contandonos la vida, la invite a comer y aceptó. Parecía como una cita como antaño, pero solo eso, porque durante la comida, me dí cuenta que en absoluto era aquella chica simpatica y atrativa de entonces, ni siquiera hablaba como entonces. Era otra mujer distinta totalmente. estaba con una extraña y deseando terminar la comida, para terminar el encuentro, pues incluso ya me resultaba embarazoso. He de reconocer que tuve el fallo de creer que todavía podria ver a aquella chica con la que salí un tiempo y el destino no quiso que siguieramos juntos. Muchas veces la había recordado pero claro como era entonces sin darme cuenta de que el tiempo pasaba y el tiempo hace estragos en todos. Quería volver al pasado, pero el pasado ya no existe. Aquello se acabó y aquella chica se esfumo para siempre y solo permanece en los rincones de mi memoria. Lo de querer volver a verla fue una desilusión y una mala experiencia.

9 comentarios:

Mercedes dijo...


Pero Curro, no sabes el dicho: "Nunca busques a quien te hizo feliz". Qué esperabas; aunque se hubiera racauchutado de arriba abajo, no habría sido la misma. Lo que me sorprende es que sólo repararas en su aspecto: más gorda, más canas... Digo yo que si querías un encuentro con una chica de veinte años deberías haberla buscado en otro lugar, es pura matemática, tantos años han pasado, tantos años tenía más. La única posibilidad de que no te hubieses sentido decepcionado es que hubieras buscado a la persona, no a la chica joven, y tal vez ahora hablarías de otro modo; pero claro, esto no estaba en tus planes. Mira que eres ingenuo. Ya sabes, cuando quieras un encuentro con una chica joven busca en un instituto, otra cosa es que te acepte una invitación.
Hasta pronto.

Kurra dijo...


Es de lo mas normal que esa chica haya cambiado tanto, como tu bien dices el tiempo en todos hace estragos, a mi alguna vez me a pasado algo parecido a lo que tu nos cuentas, y he pensado ufff que cambiada esta o que mayor, pero claro igualito pensaria ella de mi, es una pena pero hay que aceptarlo alegremente, al fin y al cabo es mal de todos.

curro dijo...


GRacias Doña: Mercedes por la insinuacion de que busque una chica en un instituto y de que otra cosa es que me acepte, pues sepa Vd. que el Curro en esos menesteres tiene mucha labia y seguro que alguna picaría, pero no estoy para esos trotes. Por otra parte en ese encuentro tambien busque a la persona, pero es que ni eso, tampoco existía, el resultado fué ese de que estaba por primera vez con una persona y la chica de entonces se había evaporado. Que le vamos a hacer.

Verónica dijo...


Pues mira yo por donde, en mi blog pongo el antes, el un poco después y el ahora ¡ me refiero a mis fotografías, así si alguien me busca ya sabe como soy ahora ¡ ja ja ja !
A las personas que por algo, no estan con nosotr@s tendemos a idealizarlas, y nos olvidamos que son solo eso, personas que van cambiando, igual que nosotr@s. Y si encima del cambio tan grande físico, luego en la conversación ya ni se parece, pues ahí amigo Curro está la decepción. Y creo que muchas personas de las que tenemos idealizadas, si pudieramos verlas, bajarían de golpe del pedestal donde las tenemos subidas, y se darían un batacazo tan grande, y se nos quitaría la tontería de creer que eran maravillosas.....
Un besooo

G dijo...


La esencia, siempre queda, por muchos años que pasen.
Es imposible cambiar completamente. En el ser humano existe algo que siempre perdura y le define desde bien pequeño. Y, por supuesto, que esto, no es el físico.

Verónica dijo...


Curro a ver si te pasas por el blog, que he escrito algún relato erótico ¡ ja ja ja !
Un besooo

maideril dijo...


la vida vivida se llama pasado es algo que no se puede recuperar...........

Jose C. dijo...


Me quedo con los comentarios de Dª G. respecto a “la esencia, siempre queda” y de Dª. Carmen “no volvería atrás ni un solo día”. Ambas frases son auténticas afirmaciones del presente.
También es cierto el comentario de Dª Mairedil de “la vida vivida se llama pasado es algo que no se puede recuperar”
Gracias a las todas.

Claudia Souza dijo...


Uy, Curro: yo no pienso como tú, mi experiencia es otra. Yo volví al amor de los 17 cuando estaba a punto de cumplir cuarenta. Son excepciones, claro. Hay un tango muy bonito cantado por Adriana Varela:
Como dos extraños.
"Me acobardó la soledad y el miedo enorme de morir lejos de ti.
Qué ganas tuve de llorar sintiendo junto a mi la burla de la realidad.
Y el corazón me suplicó que te buscara y que le diera tu querer. Me lo pedía el corazón, y entonces te busqué, creyéndote mi salvación...
Y ahora que estoy frente a ti parecemos, ya ves, dos extraños. Lección que por fin aprendí, cómo cambian las cosas los años...
Angustia de saber, muerta ya la ilusión y la fe.
Perdon si me ves lagrimear, los recuerdos me han hecho mal.
Palideció la luz del sol al escucharte friamente conversar. Fue tan distinto nuestro amor y duele comprobar que todo, todo terminó.
Qué gran error volverte a ver, para llevarme destrozado el corazón.
Son mis fantasmas al volver, burlándose de mí,
las horas de ese muerto ayer.
Ahora que estoy frente a ti parecemos, ya ves, dos extraños..."