LA DIGNIDAD

Esta tarde, al dirigirme al Corte ingles a comprar unas cosas, cuando iba a entrar por una puerta lateral, al lado de la puerta había una joven negra pidiendo. Por las prisas, casi no me he fijado, pues hay tantos mendigos pidiendo que esto ya lo damos por echo y pasamos del tema. Pero me he fijado lo suiciente, para ver que era muy joven y además muy guapa. Despues he echo mlas compras y se me había olvidado, cuando al volver a salir la he visto otra vez. Esta vez como ya había hecho mla compra, me he detenido un poco por los alrededores de la puerta. La chica era muy joven, yo diría que unos 20 años y muy guapa. Estaba sentada sobre un atillo de ropa y parecía cansada. A veces hablaba un mal castellano diciendo que tenia hambre y aun en su negra cara, he podido apreciar una lagrima coriendo por su mejilla. Desde luego la gente que pasaba ni caso, a lo sumo alguna mujer le echaba en un carton algunos centimos, que por lo que había yo pienso que no llegaban ni a dos euros.
Y ahoradigo yo? Esta chica, si qisiera no tendría porqué estar asi, simpemente con camelarse a algun tonto, con dedicarse a la prostitución o quizá con denunciar a algun colega de maltrato, para estar en una casa de acogida, pero sobre todo de puta podría vivir como una reina. Pero nó, estaba pidiendo con toda dignidad para poder cenar algo y luego irse al albergue municipal a dormir haciando lo mas dificil. Una mujer con una dignidad asi casi no se encuentra. No es que me haya dado lastima, sino su forma o manera de ser y mira que no suelo ser limosnero, pero le he largado un billete de 20 euros para que tuviese para un bocadillo y algo de bebida, y es mas, como presumo que es una inmigrante de las que seguro habrá venido en patera, le he dejado mi telefono, para si lo desea poder trabajar en alguna empresa de limpieza, pues tengo unas cuantas que yo les doy trabajo y que menos que metan alguna vez a alguien que yo les diga. Lo que suceda, ya os lo contaré, pero a gente así es a la que hay que ayudar, y no a gentuza.

12 comentarios:

Javier Martinez V. dijo...


Dos cosas que resalto:
Primero, como dices la dignidad de la mujer -que a simple vista se puede apreciar- de no tomar el camino más fácil para resolver su precaria situación.
Segundo, la buena voluntad de parte tuya, el querer prestarle ayuda sin detenerte a pensar cual pudiera ser la historia oculta que desconoces.

Conozco en carne propia lo que es ser inmigrante, estar en la inmunda y no tener quien te tienda una mano amiga pero jamás ver en la delincuencia una solución para calmar el hambre. En algún momento contare en el blog mi historia que es la de muchos.

Tu escrito toca una fibra muy sensible en mi. De corazón te felicito por tu actitud.

Recibe un gran abrazo.

Kurra dijo...


No hace mucho me paso mas o menos igual que a ti , pero en este caso era un chico no mal parecido, incluso hasta iba bien vestido, me conmovio porque solo pedia comida, enseguida pense que lo estuvieran esperando hijos pequeños para que les llevara algo de comer, asi que saque del carro de la compra unas cuantas cosas y se las di, se le vio muy agradecido, te felicito Curro, a ciertas personas no hay que dudar en ayudarles.

Un abrazo.

Verónica dijo...


Debe ser muy triste, verse en la calle y sin medios.
Hay personas que optan por hacer otras cosas, para salir de esa precaria situación.
Como tu has dicho Curro, la prostitución, el robo...
Mete miedo, la cantidad de personas, que hay pidiendo, pero también robando.
La calle es como una jungla, que ya no gusta a casi nadie.
Muy loable por tu parte, ayudar a esta chica, que tuvo la valentía de pedir, antes que robar.

Feliz noche
Abrazos amigo

Curro dijo...


Pero la chica esta lo tenia facil, una mujer joven y guapa, que si quisiera a buen seguro podria ganar una pasta gansa y sin embargo tuvo la dignidad de pedir para comer. Por cierto que he pasado un par de veces por la puerta pero ya no la he visto, y tampoco me ha llamado por telefono, respecto de lo que le dije de trabajar.

G dijo...


¡Que la vida nos libre de vernos en esta situación!!! que cada vez son más y seremos más.
No es justo, ni negro, ni blanco, ni en Africa o América, que nadie tenga que verse así.

Verónica dijo...


Curro, quiero otro post, que te haces rogar muchoooo.
Referente a que no te llamó, lo mismo pensó que se lo cobrarías después, y ya sabe como, en carne jajaja.
Es que seguro, que se ha encontrado tipos así, y es natural que desconfíe.

Feliz madrugada, ya que son las 2.14 del viernes 25, ah me olvidaba de los puntos.........

Carmen dijo...


Hay muchisimas mujeres trabajando en la prostitución, negras y de todos los colores. Supongo que por necesidad porque maldita la gracia que ha de hacer tener que tirarte a un tio que quizás hasta te dé asco.
No entro en juicios porque me imagino que cuando la vida aprieta las personas sobreviven como pueden.

Es muy fácil ser buena persona y muy digna cuando todo te va bien. De hecho pienso que la dignidad en esos casos no tiene ningún mérito. Es un adorno y poco más.

Yo conocí a una negrita que no vino en patera sino en avión y estuvo trabajando en el taller donde yo estuve unos años y cuando cobró su primer sueldo nos dijo que se iba, que ella por esa mierda de salario no se quedaba alli encerrada 8 o 9 horas porque podia ganar el triple y sin gastar tanto esfuerzo...

Aunque la prostitución ultimamente no debe ser un negocio muy bollante. Hay tantisimas mujeres (y hombres) que se dedican a eso que seguramente habrán tenido que rebajar hasta los precios.

Salud

Isabel Martínez Barquero dijo...


Me he quedado impresionada con tu generosidad, con tus reflexiones y con tu buen corazón, Curro.
Lo dicho: esa apariencia esconde un corazón de oro.
Un fuerte abrazo.

Verónica dijo...


Vengo a decirte que la dignidad debe empezar por ti mismo, poniendo un post nuevo y prontooo jajaja.
Vine a desearte felices sueños, pero ve pensando, en lo que te he dicho.
Abrazos amigo

Curro dijo...


Bueno cierro este capoitulo y esta chicani me ha llamado ni la he vuelto a ver, que tenga suerte.

"A Trancas y Barrancas" dijo...


Leo tu relato y visito tu blog por primera vez. Hoy le has dado toneladas de felicidad a una mujer de color. No siempre las personas pierden si dignidad aunqeu sean pobres, es más, no es una condición que tenga que ir acompañada de de nada, solo de la honestidad. A pesar de depender de la generosidad ajena, seguramente puede comprarse un bocata aqui casi todos los dias, cosa que en su tierra no le vendrá nada a la mano para comer.
Gracias curro. Besos de colores.
Amparo
Carpe diem

lys dijo...


Tu post anterior me ha puesto de uñas jejjeje!! pero este te ha redimido a mis ojos. Por otro lado me gusta la gente que dice lo que piensa aunque no sea popular. No engañan, se las ve venir.

Un saludo