DE COMPRAS AL SUPER

Ultimemente una de mis ocupaciones es ser agente de bolsa, sí de llevar la bolsa del pan y la compra. Tengo que hacer los mandaos, ya se sabe recados de señora al super, y ojo con hacerlos mal que menuda escandalera se lía. Como la carne no sea buena o el pescao tenga algún defecto, se oyen los gritos hasta en la calle.
El caso es que hacer la compra en el super, es como una batalla y de las mas duras al tener que pelear, con las mujeres, la mayoria cincuentonas que saben mas que lepe y son mas frescas que una lechuga. Sin ir mas lejos esta mañana, una buena señora cuando el empleado del Mercadona deja en un cajon las barras del pan, la cochina de la señora se pone a tocarlas a ver como estaban de cocidas, pero lo mas gordo es que no se lleva ninguna. La cosa no queda ahí, despues la veo delante de mi en la carnicería exigiendole a la chica que le hechara esta o aquella chuleta con todo el morro del mundo y la chica por no desairarla le hacía caso. Ya no me he podido aguantar, y se lo he dicho al encargado. Yo no me voy a llevar lo que esta señora no quiera. El encargado de una forma educada le dice que las chuletas se reparten tanto las buenas como las malas y la buena señora empieza a despotricar montando un poyo de tal envergadura que nos han hecho un corillo. Pues bueno al final no se ha llevado ni las chuletas.
Terminado el altercao, veo a otra señora esta mas joven, que mirando unos jamones, los estaba apretando todos con el dedo, toquiteandolos con unas uñas lagras y negras que daban asco. Cualquiera se lleva ya un jamon de estos. Yo preguntandome si liarla otra vez.
Despues en la pescadería, otra que te pego, otra señora exigiendo los boquerones mas grandes, pero esta vez la pescatera que tambien es de armas tomar, la pone en su sitio y le pone de los mas pequeños diciendole que si lo quiere asi bien y si no la siguiente.
El colofon final, es cuando me acerco a la caja y veo un carro lleno, delante de mi, pero sin nadie al lado, yo lo salto y me pogo delante, lo mismo hace otro mandao como yo. Al poco llega otra señora por no decir bruja, coge el carro y se pone delante de nosotros. Ya tenemos otra. Al decirle que no estaba en la cola, dice que había puesto el carro y que ella estaba allí. La cajera intenta explicarselo pero ni por esas, la bruja esta dice que no se quitaba de allí o la tenían que matar, y esta buena la cosa con la violencia de genero . Así que tragandonos el sapo la señora se ha colado y nosotros como calzonazos ante el resto de la chusma.
Y lo peor, es cuando llegas con los recados de la guerra, y dicen que si has tardado tanto, que si eso es muy caro, que se te ha olvidado no se que, etc. despues de haber tenido que pelear como un cosaco contra ese ejercito de marujonas, que si te descuidas te limpian hasta la cartera.

13 comentarios:

La Zarzamora dijo...


El problema es que cada vez hay más marujones como tú también y esto ya es una guerra de carritos :)
Un abrazo.

Javier Martinez V. dijo...


Leerte me recordó mi país jejeje... En esta isla todo funciona como en automático, y lo mejor: en estricto orden.

Un abrazo desde Japón.

Ángeles Hernández dijo...


Es que te has ido a meter en territorio ajeno, y la culpa no es de las féminas, sino de los que durante tantos años han permanecido fuera de esos menesteres. Ahora apareces de repente y quieres tener las mismas prebendas que las que llevan visitantdo el lugar y adaptandóselo durante siglos. Era lo único en lo que podían usar sus armas.

<un saudo Á.

curro dijo...


Para Zarzamora:
Por tu contestacion, creo que tienes mucho peligro y no me enfrentaria contigo en el super, me callaria y a mandar que pa eso estamos.
Un abrazo

Para D. Javier:
No hay mucha diferencia D. Javoer, ahora con los nipones es otra cosa, las mujeres de aqui alli abusarian de lo lindo.
Un abrazo

Para Angeles:
Entiendo lo que me dices, pero es que no teneis medida, quereis todo lo bueno, ademas encima con derecho. A alguna de estas le voy a hechar un gato muerto en la cesta.
Un saludo

Verónica dijo...


Mira Curro, todo eso que explicas, llevamos nosotras soportándolo muchísimos años, y antes que nosotras lo hacían nuestras madres, tias, abuelas etc etc...

Es cierto que hay mucha sinvergüenza suelta, pero no solo comprando sino en todas partes...

A muchos de vosotr@s esto os viene largo, porque la que se encarga o encargaba era la pareja fémina, que a la fuerza ha tenido que aprender, a poner en su sitio a estas frescas, o por lo menos a intentarlo....

Lo que da bastante asquito, es que llegue una marranona que toquetee el pan, y la de las uñas negras, clavándole las uñas al jamón, también es una asquerosa impresentable.

Bueno volveré a ver, que tal se cuece esto jajaja.

Si quieres ver otro tipo de impresentables, pasa por mi blog de poemas, que hoy miercoles posteé algo, ya me contarás...

Abrazos y ya muy buenas noches

Carmela dijo...


Ains mi Curro, si te doy la razón menos en una cosa: más trisquismisquis que los hombres comprando no vi, sino mira para ti jajaajajjaj.
Bicos marujo.

Isabel Martínez Barquero dijo...


En muchas ocasiones me ha ocurrido lo que a ti, y es que la falta de educación es tremenda. En fin..., hay gente de todas clases.
Un abrazo.

G dijo...


Me he pegado un ratazo escribiendo y me dice que no se ha podido publicar.
Ya me he cabreado y no lo vuelvo a escribir. Ale

curro dijo...


No si al final me vais a dar la razón. Pues ya sabeis lo que teneis que hacer, ayudar al hombre a elegir, cederle la vez y decirle donde estan las cosas por si no lo sabe, aconsejarle etc. Un abrazo a todas y todos.

Anónimo dijo...


pero tu que dices chico?te creias,acaso, que tu mujer se rascaba la barriga todas las mañanas?te creías que la comida aparecía en el plato así por arte de magia? seguro que eres de los que infravaloran a las mujeres.Pues ahí tienes la solución a todas tus dudas: ni siquiera eres capaz de ir al super a comprar!!!jejejej eso lo hace mi sobrino de 10 años y la mar de bien,por eso espero y deseo de todo corazon qe nunca, nunca jamás sea como tú.Por cierto soy una mujer.Y ahra seguro que dirás: ya me lo imaginaba.
enos mal que tengo un marido que sabe valerse por si solo.

Curro dijo...


Vaya chorreo me ha metido la anónima esta, y lo peor es que tengo que darle la razón, porque cosas como estas que parecen una tontería no las valoramos hasta que no conocemos el asunto. Por eso estoy empezando a valorar mas a las mujeres, aunque sin pasarse eh, que todos los días no tengo esta debilidad. Un saludo

Fuensanta dijo...


Es lo q hay Curro, nosotras esto lo aprendimos hace años, por eso tenemos un arte especial a la hora de hacer la compra.
Lo de la ¨señora¨ q toqueteaba los jamones ya es otra historia, a esa me gustaria a mi verla en la cocina q seguro q sus comidas tendrian mas ¨sustancias¨q las mias jajajajajajajaja.
Un besico

Carmen dijo...


Curro, en parte tienes razón. Ir a comprar a veces se pone bastante complicado.
Pero te diré una cosa, que a mi me ha pasado en alguna ocasión.
Veras, estoy esperando mi turno en la carniceria o la fruteria o en cualquier otro sitio y aparece el listo del dia: un hombre de mediana edad (asi como tú, cincuenton y pico)y con el rollo de que tiene prisa y no quiere nada más que un par de cosas, pretende colarse.
Algunas mujeres muy condescendientes le dejan pasar, pero he aqui que llega mi turno y le digo que nanay, que se espere lo mismo que estoy haciendo yo.
Y se lia... empieza a protestar y a mirarme con malos ojos.
Pero yo no suelo ceder y mucho menos si llevo poquitas cosas tambien.
Con los hombres más jovenes no suele pasar porque estan más acostumbrados a ir de compras, muchos de ellos viven solos y se tienen que espabilar, pero los más mayores...huy estossssss....

Hacia mucho tiempo que no venia por aqui, pero es que ahora anda muy de cabeza tal y como te dije. Espero salir de este bachecito familiar y empezare a venir por aqui otra vez.

Un abrazo fuertote
Carmen