EL RODRIGUEZ

Según el Código Civil hay varios estados en los que se pude encontrar la persona,a saber, casado, soltero, separado , divorciado o viudo, pero hay uno que no figura en el tocho de libro ese, que es el de Rodriguez, un estado que es transitorio, como una atenuante de las circunstancias, a no se que haya sido buscado de propósito para delinquir. Desgraciadamente lo mismo que otros estados se multiplican, este ha ido a menos y casi a desaparecer, lo que nos traen las modernuras y las igualdades. Los que en otros tiempos no muy lejanos eran legión, hoy ya es hasta raro encontrar alguno.
Pero entremos en materia, el Rodriguez de antaño solía ser de alrededor de 40 años ni viejo ni joven. Los jovenes son demasiado jovenes y tontuelos y a los viejos los retira la edad y la salud. Era un hombre ya con algo de barriga y medio calvo , bien situado economicamente y con animo de creerse lo que no era, todavia atractivo y con gancho. De echo los Rodriguez siempre llevaban la cartera bien llena, expuestos en la mayoria de los casos a ser desvalijados por alguna hiena. Al Rodriguez se le notaba a cien leguas, ya que se encontraba descolocado, no sabía entrar en un bar de copas, todos llevaban un peazo de sortijon y algunos hasta se quitaban el anillo de casados, con lo que era peor pues se notaba el cerco, lo que los delataba todavia más. Si el rodriguez en esas noches de farra hacía alguna conquista, aunque fuese un callo melonero o la mas fea del mundo, era como si hubiese ganado la copa del mundo, y sobre todo el poder contarlo a los compañeros, eso no tenia precio.Si no hacía ninguna conquista que era lo mas seguro, pues bueno también se ufanaba de volver por un momento a los años mozos y como los demas también estaban en la misma situación, mal de muchos consuelo de tontos. Porque el Rodriguez era muy raro que saliera solo, expuesto a los peligros de la noche, salía en manada y sobre todo para que hubiera testigos de si cazaba algo.
Una anecdota que me contaba un amigo de francachelas, era que una noche al separarse un poco del grupo se le acercó una rubia despampanante y empezó a darle coba, este se preguntaba, que como era posible que se estuviera ligando a una tía tan buena. La invitó a varias copas y estuvo un buen rato de charla y roces por doquier como preambulo a lo que vendría despues. Cuando ya estaba todo dicho y salían por la puerta al Mercedes de mi amigo, la rubia se le quedó mirando fijo y le dijo: " Oye que yo cobro" Mi amigo se desmoronó y le le vino abajo todo el castillo. El final fué, que no se fué con la rubia, no por dinero que tiene de sobra, sino por verguenza torera, un derrote de esos no se le puede hacer a un hombre, aunque también confesó que a punto estuvo de tirarse al ruedo, porque ya metidos en faena que más daba ocho que ochenta, todo es un negocio, puro negocio.
En el siguiente capitulo les toca a las Rodrigas, que no se mencionan pero haberlas haílas. Un saludo a todos/as.

14 comentarios:

Elena dijo...


Yo tenía entendido que el Rodríguez es aquél que se queda en casa mientras su señora e hijos se van a la playa.
El personaje que tú presentas es más bien un chulo venido a menos.

Estoy impaciente por leer tu post sobre la Rodríguez.

Un abrazo.

curro dijo...


Elena, es ese el que por cualquier causa se queda solo un tiempo y trata de desreprimirse lanzandose a la aventura, que las mas de las veces termina en fracaso, cuando no en ruína. Un abrazo.

María dijo...


Mira...mira...,Curro

Creo que algunos pierden el norte sin necesidad de quedarse solos en casa.

El que es de ley, es oro molido sin necesidad de sentirse libres o con la pareja lejos de su sombra.
La libertad es algo de dentro de nuestras entrañas, de la mente y el alma.

Feliz día sola en casa y libre de conciencia.

"A Trancas y Barrancas" dijo...


Está desaparecido "El rodriguez", tal vez, porque ya no apenas existe la ilusión de saberse que las vacaciones se avecinan y podrá lanzarse al ruedo. Ahora y cada día tal vez hay más dias con ruedos que sin ellos. Lo que se hace rutina pierde su encanto curro, al menos a mi me lo parece.
Besos de colores
Amparo
Carpe diem

Verónica dijo...


Me has recordado esas películas de hace años, cuando los hombres se desmelenaban y hacían el salto a sus señoras, y como de lo que se ve se aprende....
Aunque personalmente, pienso que hacían más el ridículo que otra cosa.
Porque mira si eran tontos que al sentirse culpables, agasajaban tanto a su señoras, que ellas descubrían el pastel, precisamente por ese mismo motivo, no se te olvide Curro que somos de naturaleza un poco mal pensadas.
Aunque a las que vivían cómodamente les interasaba más hacerse las tontas, y no veían lo que no querían ver.
Esta es mi opinión, espero no haber molestado a nadie.
Buen fin de semana
Abrazos

curro dijo...


Para María:
To lo que tu quieraqs pero sabes que llevo razon y ningun hombre es oro milio, a lo sumo oro en bruto. Jajajaja. Un saludo

Para Amparo:
Lleva Vd. mucha razón Doña Amparo, perdón Amparo, la rutina con el tiemp difumina el encanto. Voy a confesar un secreto y es que el hacer de Rodriguez ( Yo lo he hecho) no era malo porque en el fondo servía para que te dieras cuenta de lo que tenías, abriendote los ojos. Un beso de colorines.

Para Vero:
Te has descubierto Vero, porque eso que dices es verdad, remordía tanto la conciencia que cuando veías a la parienta le regalabas flores, o alguna joya, pero ¿Te has parado a pensar ? que quizá fuese por que al haber visto lo que hay por ahí, se daría cuenta de lo que tiene. Así que Virgencica que me quede co mo estoy. Un beso

Isabel Martínez Barquero dijo...


Sí que hay Rodrigas, Curro, que son muchas las que ejercen de tales. Lo mismo que los Rodríguez. Aunque ahora no se estilan tanto como antiguamente. O será que yo no me entero, jajaja. Cosas de la edad.
Un fuerte abrazo.

Carmela dijo...


Que eso pasó a la historia con el Pajares y el Esteso señor Curro jajaja.
Que ahora nos vamos de copas igual y ya no hay que buscar, sino que se ofrecen.
¿Como cambian las cosas eh?
Biquiños rodrigueros.

curro dijo...


Para Isabel:
Llevas to la razon del mundo Isabel, un dia de estos contaré una noche que coincidimos un grupo de compañero con una depedida de soltera. Lo que pueden llegar a hacer las mujeres. Un abrazo

Para Carmela:
Pues sí, las cosas han cambiado y de que manera. Pero cualquiera tiempo pasado fué mejor, o será que me he quedado desfasado. Un biko de esos.

Anna Jorba Ricart dijo...


Tambien pienso que eso está pasado de moda...ni Rodriguez, ni Rodriga...
el/ella son libres para valorar lo que tienen, para buscar lo que quieren,para hacer lo que crean...sin herir a nadie...

curro dijo...


Veo que es muy moderna Doña Anna pero lo que mas me encanta de Vd. es su humanidad y su sensibilidad. Un saludo

La Zarzamora dijo...


Como siempre buscando caña Don Curro.
Me hiciste pensar en la peli "La tentación vive arriba" con la Monroe.
A ver cuando nos hacen una de esas a nosotras.
La verdad es que de Rodrigas muchas han ido hasta el día de hoy y sin que se las etiquete, ni saberlo siquiera.
Besos.

curro dijo...


Que buena pelicula es esa, ya no se hacen así. Recuerdos al Micalet, que viví una época en Valencia, cuando hice la mili con lanza. Un beso.

J.Lorente dijo...


El Rodríguez moderno se limita a encerrarse en casa (Único momento en el que siente que es el que manda), ver la tele (Por fin se adueña del mando a distancia), beber cerveza como un cosaco (Con la parienta al lado, cualquiera abre la segunda lata), comer hamburguesas o similares (La comida basura es menos basura que las lentejas de la parienta), dejarlo todo desordenado (Ya vendrá la parienta a recogerlo)... Etc. Eso es triunfar como un verdadero Rodríguez.

Un Beso Rodriguero, Curro.