MI POBRE-PUNTO FINAL

Como todos sabeis, poco antes de las navidades, y aun no se porque, me encontre con un pobre tirado sobre la acera y decidi ayudarle, es la primera vez que he echo esto. Pero la ayuda que queria hacerle no era de darle unas monedas y ya esta, no, queria hacer algo mas, ver si se poodia sacar de esa miseria en que se encontraba. Así pues me plentee el reto, no tenia mucho que perder por intentarlo. Despues de darle la comida y ropa, le proporcione un bajo, para vivienda que él mismo no se como, me imagino que cogiendolo de la calle medio lo amuebló y la verdad que no presentaba mal aspecto. Se vistió con mis ropas, que le sentaban muy bien. Yo nunca quise mucho ahondar en su vida, pues eso no me importa, si me dijo en una ocasion que por una bronca familiar se habia ido de su casa y poco a poco había caido en la indigencia.
Como ví que ponia de su parte en salir de esa pobreza, le propuse elaborarle un curriculum para un puesto de trabajo de conserje y me dijo que sí. Naturalmente use algo de mi influencia para que le dieran el trabajo. Le deje un movil para que lo llamasen, pues era un requisito dar el numero de movil.
Bueno, `pues bien esta mañana cuendo he ido a ver que tal estaba, en el bajo no había nadie, y sobre la mesa habia una carta que me había dejado. Se habia tenido que ir urgente, pues le habían dado el trabajo y una casa para vivir en la Urbanización. La pesadilla para él habia acabado. Me decia que fuese a visitarle, pero he pensado que no que nunca mas le vere, pues asi tal vez piense que solo tuvo un mal sueño.
A que es una historia bonita, porque es solo una historia, pero pienso que una parte de estos pobres, son gente que por diversos motivos has caido en ese submundo de la pobreza, unos por problemas personales y otros porque no saben vivir ni enfrentarse a la vida, son pobres de espiritu. A esta gente pienso que con un pocio de ayuda se les podria sacar adelante y ahí es donde se puede hacer mucho. No basta con darles dinero o comida, que es lo que hacen muchos. Deberia de haber una ONG que se ocupase de eso, de enseñarles a vivir y a darles ese pequeño empujon para que echasen a andar. Estoy seguro que quitariamos a mucha gente de la calle que cada día hay más.

7 comentarios:

Mercedes dijo...


Has conseguido emocionarme. Esta historia encierra un gran mensaje: la indigencia es el resultado del desamor, no de la pobreza. Me alegra que todo haya acabado tan bien. Oye, le habrás pedido las llaves ¿no?
Otra cosa, a que no sabes a quién me has recordado mientras leía esta entrada, pues piensa...
Hermosa y esperanzadora entrada.
Un placer.

Verónica dijo...


Y porqué no vas a ir a verlo? se pondrá contento, ver a la persona que lo sacó de la calle, e hizo tanto por él. Sin duda sentirá mucho afecto hacia tu persona, que hiciste el papel de su angel de la guarda (a veces toman forma humana) no hace falta que hableis del tema, con tu presencia es suficiente.
Si yo hubiera sido tu pobre, me gustaría verte y darte un abrazo y seguro se me escaparía alguna lágrima, que intentaría que no se me notara.
Un abrazooo ah y no leiste a mi José el vagabundo

G dijo...


Porque, pa mí, que es tó ficción. Si no todo, gran parte.

curro dijo...


Mercedes te he recordado al Sr. Ladron de Guevara, porque el Diego de Maldita no hubiera echo eso. ¿He acertado?.
Vamos a ver que mas da si la historia es ciarta o falsa, lo que i mporta, es que yo creo que a mucha gente con un poco de ayuda, se les puede enseñar a caminar, pero no de la forma que lo hacen las instituciones o los servicios sociales por ejemplo. Esos no hacen mas que parchear. La labor tiene que ser otra. Os voy a contar una anecdota de los servicios sociales y otras instituciones.
Una noche sobre la 1 de la madrugada, una pareja de Policias Locales trasladan de un pueblo a un ciego porque no tenian sitio donde tenerlo. Lo coge la pareja de Policias de la capital y hacen lo de rutina, llevarlo al centro de acogida de transehuntes. Pero aqui biene la cuestion. Allí dicen que no lo pueden acoger porque es ciego y no puede desenvolverse. Se les pide y se les ruega pero nada, que no. Despues se lleva a varias institucines mas pero nada, nadie quiere al ciego, ni incluso un asilo de ancianos. Asi pasan varias horas y nada, los policías ya no saben que hacer con el ciego. Esto es para que veais que las instituciones, la mayoria son una cataplasma, no tienen mas que fachada. Os diría como acaba la historia, pero lo dejo para otro comentario.

Mercedes dijo...


Pues sí, Curro, sí que me has recordado a Carlos Ladrón de Guevara, es cierto que tenéis bastante en común, independientemente de que esta historia de "tu pobre" sea verdad o mentira.
Nos vemos por aquí.

superkurra@hotmail.com dijo...


Curro deverdad que me has enternecido con tu buena accion, ojala que desde ahora todo le vaya bien a tu pobre, pero visitalo creo que deberias, seguro le gustara.

Claudia Souza dijo...


Don Curro: si en algún momento se le ocurre montar una ong para sacar de la indigencia a la gente, orientarlos y que cambien el chip, aquí estoy. Se lo digo a usted porque seguro tiene más tiempo que yo para el arranque, además un bajo donde reunirlos, claro. Pero yo lo sigo. Hay historias increíbles detras de la gente tirada por la calle, y hay cabezas increíbles debajo de muchas greñas, se los aseguro.
Abrazo.